22 de junio de 2010

Enajenación

Aprovechando la enajenación que provoca el mundial de fútbol, me tomaré la libertad de lanzar algunos tiritititos reflexivos al área. No es nada que no sepamos, pero me ayuda como desahogo para no salir a la calle con mi bazooka a dispararle a todos esos que traen puesta “la verde”:

-Las dos televisoras de siempre, el pan que da chorrillo, el refresco que pica los dientes, las frituras enchiladas que engordan a los niños, la leche rebajada, el servicio telefónico con las tarifas más altas del mundo, el banco más ratero… Con esta “renovada” selección mexicana, que promete cambios que nunca ha aplicado, de seguro todos los mexicanos ganamos.

-La gente prefiere pagarle un millón de pesos mensuales (yendo al estadio, comprando abonos, comprando camisetas oficiales, bebiendo cerveza, etc.) a un pendejo para que patee un balón y lo meta en una portería, que pagarle más de 7 mil pesos mensuales (pagando impuestos, etc.) a un policía o a un médico del seguro social para que hagan bien su chamba. El fútbol ante todo, pos qué chingados.

-Un evento de esta magnitud, en medio de una de las peores crisis económicas, realizado en el continente más jodido del planeta, no me da buena espina. Me huele a que los únicos beneficiados van a ser los mismos huevones encumbrados de siempre: ésos que se la pasan componiendo canciones, haciendo obras de beneficencia y clamando por que se les perdone la deuda a los africanos para quedarse con la tajada más grande del pastel.

-Eso de las pasiones desbordadas por equipos que representan de manera ambigua una ideología, una institución o una patria, tampoco me da buena espina. Nunca he confiado en la gente que basa su estado de ánimo, sus opiniones o su productividad en el resultado final de un partido de su equipo favorito. De hecho, nunca he comprendido el por qué "irle" a alguien o defender "los colores" de una camiseta.

-Para todos ésos que ya ven a México campeón del mundo, desde ahorita les digo: aunque México sea campeón, las cosas no van a cambiar. Hemos tenido muchos campeones del mundo (clavadistas, marchistas, boxeadores, etc.) y no ha pasado de un día de hueva y peda total con resaca y actitud positiva al día siguiente. El verdadero cambio va más allá del “sí se puede” o del “sí se pudo”; va más allá de 11 babosos diciendo que “hagas sándwich” y de su sobrevalorado director técnico choreándonos con que ama a México pero vive fuera de él. Mientras vivamos en una sociedad con tantas y tan marcadas diferencias, donde se mata por comida, coches y droga, México puede ganar mil mundiales y darnos “mil alegrías”, pero si el cambio no es de fondo, seguirá yéndose directito a chingar a su madre.

-Los partidos de fútbol se ganan con goles y las guerras se ganan con balas. Ambas cosas pudieran evitarse –fútbol malo y guerras sangrientas- si al dinero se le diera menos importancia de la que tiene.

-La gente justifica los partidos de fútbol diciendo: “Es que hay que darle de vez en cuando una alegría a la gente en medio de tanta tragedia”. O: “A veces este tipo de distracciones son buenas para que la gente se olvide un rato de sus problemas”. No sé, en lo personal, no comulgo con esas ideas. Si se necesita “darle alegrías y distracciones a la gente”, es porque la vida apesta, y quienes "nos dan esas alegrías” son precisamente los culpables de que la gente crea que su vida apesta a tragedia y problemas, y la solución es consumir los placebos que ellos mismos ofrecen.

-En las escuelas primarias y secundarias de mi país, llevan televisores para ver los partidos de México y, cuando el juego es a la 1:30, dan la salida temprano. Me enteré por ahí que en algunos planteles educativos, si los niños no llevan la camiseta de la selección mexicana, se les castiga haciéndolos llevar el “uniforme de gala” del colegio y no se les dan los “puntos extra” que se les dan a los que sí acatan la orden de comprar su playera. Neta que con un sistema educativo así, si tuviera hijos, preferiría aventarlos al monte para que los educara un oso o una pantera, como en el Libro de la Selva. Sería más seguro.

-Saramago y Monsi, a pesar de todo lo que lucharon, lograron muy poco para hacer de este mundo uno más humano. Su mejor legado -aparte de sus letras, críticas y opiniones- fue su ejemplo. Pero nunca es suficiente pelear con la inteligencia en un entorno que prefiere los proyectiles. Su legado ahí está. Nomás que hay que echarle el doble de huevos si queremos imitarlo. Y educar a los niños para que quieran ser como Saramago y Monsi, no como el "Chicharito" y el "Temo".

¡Haz Lonche!

5 comentarios:

NaN dijo...

Hello cuñix..ayer yo traia la verde... y te vi.. fiu.. me salve.. que bueno que publicaste esto despues ;)... Estan interesantes estas lineas.. un cambio de fondo... en definitiva.. O te refieres a los fondos de las mujeres o de las botellas.. :P
Chispas otravez tomando todo a broma.. en fin.. bueno tu post.. muchacho!!.. nos andamos viendo.. ya no llevare la verde en tu presencia jeje!!..

FMX dijo...

Muy bonito el post, no niego que lo que se diga ahí es verdad...

El problema es que a veces se generaliza... y como que tambien se cierra como si los que disfrutamos del futbol, un buen partido, ver a los mejores del mundo enfrentarse (como lo hacemos en las olimpiadas) estuviera mal.

Creo que hay un punto que debemos marcar... existimos personas que vemos el mundial por el simple hecho de saborear una buena jugada o un buen gol... y no por eso, por apoyar a un equipo sea cual sea estamos a favor de los patrocinadores o del gobierno o de la mafia de la FIFA... eso no me importa, me importa disfrutar ese buen gol...

Creo que ahi esta el punto de algunas personas que usan "la verde", que me dices del joven de la tienda que siempre trabaja con muchas ganas y da un excelente servicio, "trae la verde" y eso no quiere decir que no este del lado de los mafiosos.

Muchos de los que usan "la verde", se la compraron a una fabrica que las vende en 100 pesos cada playera y no a los patrocinadores.

Creo que hay que dejar esa división bien marcada y no generalizar a todos los aficionados al mundial...

Fuera de eso, la educación en el país es una fregadera, pero yo tengo la culpa de eso?... mejor hago lo que me corresponde, soy maestro, doy clases, y mi forma de apoyar a eso es no dejar pasar a un alumno flojo y sin los conocimientos necesarios, no hacer caso a sobornos y fraudes, dar mi clase a conciencia y ayudar a todo aquel alumno dispuesto a aprender... no puedo solucionar los problemas de todo un país por que no esta en mis manos, pero si puedo comenzar por cambiar mi vida y la de las personas que me rodean.

Ya me cansé de ser pesimista y quejarme de todo.

Disfruto el futbol por que me gusta, punto.

PD. Se que este post no lo escribiste tu, pero esta fue mi opinion.

TADEO-CHAN dijo...

Totalmente de acuerdo con todo lo que escribes, se tiene que cambiar la educación del país, en estos momentos se esta mas interesado en el mundial que en las narcoejecuciones, los destapes telefonicos de politicos que en lugar de aceptar su corrupcion estan mas preocupados demandando por que los destaparon, de los niños robados, violentados, etc... claro mientras no nos pase a nosotros pues para que hablamos verdad... pero eso sí y con sarcasmo ¡VIVA MEXICO... CABRONES ¬¬!

Deyvo dijo...

Pues si, tampoco no estoy al 100 de acuerdo con el post pero gran parte de lo que esta ahi es verdad...la mafia del fucho hace que las jugadas y regates del fut se pierdan..es por eso que siento que este mundial esta medio cucho...disfruto el fut bol y me agrada mucho practicarlo y en verdad que gacho que todo se pierda por el $$$.

FMX dijo...

Yo creo que el ver o no ver el mundial no va a cambiar nada en el país... o si?, si apago mi TV salvo vidas?... ser amargado y quejarme ayuda en algo?... díganmelo para hacerlo...